Mónica Naranjo

Mónica Naranjo

Estilo: Pop-rock/Indie



Mónica Naranjo

Mónica Naranjo Carrasco nació un 23 de mayo de 1974 a las cinco de la mañana en la ciudad ampurdanesa de Figueras, en el seno de una familia muy humilde, y es la mayor de tres hermanos (Raquel y Enrique son los otros dos). Desde muy pequeña su gusto por la música fue alimentado por su madre Patricia, incluso a escondidas de su padre, Francisco.
Mamá Patricia se volvía loca con Mina, Aretha Franklin, Barbra Streisand, etc.; Mónica bebió de esas influencias y logró que su madre le comprara una grabadora multipistas y que le apuntara a clases de solfeo y piano. Se pasaba las horas encerrada en su habitación cantando y cantando, cultivando un estilo propio que le reportaría grandísimos éxitos en medio mundo; sus hermanos se volvían locos cuando Mónica les despertaba los fines de semana a las nueve de la mañana con su potente voz.
Mónica fue creciendo y cultivando un rico mundo interior, y cuando cumplió los 16 años se puso a trabajar en una tienda de ropa para colaborar un poco en casa. Seguía cantando y grabándose en maquetas de baja calidad, que envió a las grandes compañías discográficas, pero nadie le hizo ni puñetero caso (hoy algunos seguirán tirándose de los pelos…).
Un día, Mónica estaba "de marcha" y le dio por ponerse a cantar en el karaoke de una discoteca de Roses. Dio la casualidad de que por allí estaba un conocido productor y presentador de TVE, José Luis Moreno, quien se le acercó y le dijo que le presentaría a un productor musical que pudiera pulir ese diamante en bruto.
Mónica no se lo podía creer: mandó sus maquetas a Cristóbal Sansano (quien por esas fechas había cosechado éxitos con Locomía y Muro) y este le ofreció trabajar con él. Durante muchos meses, la correspondencia y las llamadas telefónicas entre Figueras y Playa San Juan en Alicante fueron intensísimas, hasta que Mónica tomó una gran decisión: salir del ambiente viciado de su casa y marcharse a vivir a Alicante con Cristóbal, del que se enamoró y con el que se casó casi inmediatamente, en 1993.

TRISTE ADIÓS: ME MARCHO A MÉXICO
Fue precisamente en 1993 cuando Mónica Naranjo firmó, con 19 años, un contrato por dos álbumes con Sony Music, y un año después el primer disco, "Mónica Naranjo", vio la luz en España. A pesar de poseer una imagen rompedora (su famosísimo pelo bicolor), la saturación del mercado musical nacional unida a la escasa promoción por parte de una compañía que no entendía su producto, casi frustran la carrera musical de Mónica. Pero en verano de 1994 Mónica fue al MIDEM latino de Miami como parte del paquete de Sony Music España y resultó que, para gran sorpresa de los ejecutivos de la disquera, el producto Mónica Naranjo gustó y en México la querían y querían su disco. Así fue como una vez más, Mónica tuvo que volver a tomar una decisión de suma importancia para su carrera profesional: o quedarse en España y morirse del asco, o marcharse a México y probar suerte. Naturalmente, se fue a México a probar suerte, y la tuvo.

Nada más llegar a México a principios de 1995, el apoyo y la promoción fue enorme, y su single de presentación, "El Amor Coloca", era cada vez más radiado. Después vino "Sola" y "Sólo Se Vive Una Vez", canciones que quedarán grabadas en la mente de varias generaciones de mexicanos. El éxito de Mónica fue arrollador y se embarcó en una gira por todo el país azteca; el resultado fue que se vendieron casi 1.500.000 de copias del primer álbum, que pasó desapercibido al otro lado del Atlántico.

Una vez que el disco agotó todos sus singles, Mónica empezó a pensar en un nuevo disco. Una vez más contó para producirlo con su marido Cristóbal Sansano y para componerlo con José Manuel Navarro; esta vez la música tenía que sonar más adulta y fuerte, y en 1996 se unió al equipo Juan Belmonte, productor y DJ español (que más tarde formaría parte de Pumpin' Dolls) que dio al CD el toque definitivo. Tras un cambio de imagen demoledor y una presentación fastuosa en el Foro Siqueiros de México D.F. en junio de 1997, Mónica Naranjo se preparaba para dar el salto a España con su segundo álbum, "Palabra De Mujer".

 

ESPAÑA, ALLÁ VOY…

Durante el verano de 1997 y con el sencillo "Entender El Amor", Mónica logró vender en México cerca de las 300.000 unidades, y en España, 50.000 sin apenas promoción y gracias a la revista Shangay Express, que la puso en portada cuando era una desconocida.

Los ejecutivos españoles de Sony (entre ellos Claudio Condé y Manolo Moreno) decidieron llevar la contraria a una Mónica dolida con España y en septiembre empezó la radiación masiva de "Desátame", su segundo single, y la emisión de su polémico videoclip. Fue Giorgio Aresu, director del programa "Sorpresa, Sorpresa", quien le dio la oportunidad de ser conocida en España. Nada más aparecer en ese programa, que muchos recordamos con emoción, el disco se colocó en los primeros puestos de la lista de ventas española y en diciembre de 1997 ya se habían vendido 400.000 copias: el huracán Mónica Naranjo había llegado.

Single tras single el álbum fue descubriéndose como una joya que alcanzó a vender 1.200.000 unidades. La gira intensísima que acometió la consagró como la voz de España, pero Mónica supo retirarse a tiempo y tras una descolocadora actuación en la gala de los Premios Amigo 1998 (donde recibió un galardón), despareció del panorama público. En enero de 1999 se encerró para preparar un nuevo trabajo

 

Tablao Flamenco La Cantaora
Clinica Luces
Candleligt_2024

Conciertos destacados

Ver todos los conciertos destacados