A la fresca

A la fresca
A la fresca

Texto y dirección PABLO ROSAL Con ALBERTO BERZAL, ISRAEL FRÍAS, LUIS RALLO

LOS MISMOS INTÉRPRETES DE LOS DESPIERTOS, ESPECTÁCULO DIRIGIDO POR EL GADITANO JOSÉ TRONCOSO, AHORA CONVERTIDOS EN COMPAÑÍA, FORMAN EQUIPO CON EL DRAMATURGO Y DIRECTOR PABLO ROSAL PARA PRESENTAR SU SEGUNDA PRODUCCIÓN, A LA FRESCA.

TRES PERSONAJES ANTE EL DEVENIR DEL MUNDO HACIENDO UN EJERCICIO DE FRENO Y RESISTENCIA, MUESTRAN EN ESCENA, CUAL AULA MAGNA, LAS VIRTUDES DE ESA CONVERSACIÓN QUE DISUELVE CUALQUIER LÍMITE.

En diciembre del 2021 tuvimos la ocasión de descubrir la excelencia de Pablo Rosal. El espectáculo en cuestión tenía por título Los que hablan y estaba protagonizado por una Malena Alterio y un Luis Bermejo en auténtico estado de gracia. Una pequeña joya de teatro que se convirtió en un acontecimiento y puso a su autor y director en el foco de las programaciones de muchos teatros de todo el estado. Un espectáculo sobre seres humanos suspendidos, temblorosos y frágiles.

Así pues, no es de extrañar que lo de Rosal con Los Despiertos era una cita pendiente que, más pronto que tarde, se cumpliría teniendo en cuenta su homónimo espectáculo (adoptado como nombre de compañía), en el que tres barrenderos “despiertos” mientras los demás dormimos no pueden “soñar”. De nuevo la identidad personal y la fragilidad humana en el centro.

En palabras del autor y director: A la fresca se propone enaltecer las paradas en el camino, las suspensiones de cualquier propósito, la amplitud del error. Nada resulta más obvio en el siglo XXI que el hecho de que estamos ocupados, que necesitamos estarlo y que es la única y última justificación y sentido que le hemos dado a la existencia contemporánea.

Mediante una partitura polifónica, cómica e íntima, tierna y abismada, de escucha honda y palabra creada, nos proponemos generar una gustosa circunstancia cargada de la más sutil reivindicación: la lentitud, la dulce letanía de la conversación sin fin en el acabarse del día.

En todos lares y culturas se practica, a su manera, esto del estar a la fresca. A toda persona le resuena esta circunstancia cósmica. Toda alma se sonríe al pensar en ello. Es un espacio de evocación por antonomasia, un tesoro antiguo sin historia que queremos revisitar conscientemente, homenajearlo, con nuestra frágil condición actual. Aún esperanzada. Siempre.

A la fresca es un (d)espacio para dignificar el reposo, para ensalzar algo tan elemental como el parar, el desconectar de las lógicas del mundo y los sujetos triunfantes y generar un oasis donde la imaginación se expanda.

Obras destacadas

Ver todos las obras destacadas