Conciertos / Cantautores

LA VIDA EN CANCIONES "el escenario lo cura todo"

Sab 4
Mar
21:00h

Entradas agotadas


Ver mapa de localización del lugar



Víctor Manuel

LA VIDA EN CANCIONES , ‘El escenario lo cura todo’ pretende abarcar, resumir, largos años de canciones y carretera. De “Soy un corazón tendido al sol” a “La sirena”, “Planta 14”, “El abuelo Vitor”, “Paxarinos”, del “Solo pienso en ti” a “La madre”, “Luna” “Ay amor”, “Canción pequeña”, del “Cuélebre” a “Nada sabe tan dulce como su boca”, “Cruzar los brazos”, “Allá arriba al Norte”, “Digo España”, de “Danza de San Juan” a “No seré nunca juguete roto”, “Quien puso mas”, “Bailarina” o “Déjame en paz”, de “El hijo del ferroviario” a “Como voy a olvidarme”, “Adonde irán los besos”, “Nada nuevo bajo el sol” o “Tu boca una nube blanca”.

El escenario lo cura todo, subtítulo del concierto, es un verso de “No seré nunca juguete roto” canción que Ana y yo cantamos en “Para la ternura siempre hay tiempo” (1986). Efectivamente, el escenario cura todo menos lo incurable.
Dicho esto y habiendo llegado hasta aquí uno agradecería que suavemente, antes de que hagan mas ruido las bisagras, el amado público fuera advirtiéndonos de cuando debemos irnos a casa, aunque siempre ejerza de juez implacable, cuando pones una entrada a la venta y no la compran… Esa debería ser para cualquiera la señal definitiva. Aunque sea muy triste la verdad, lo que no tiene es remedio…
¿Dónde habré escuchado yo esto …?

Hago un alto en el camino pero sigo… Me han recordado que cumplo 75, no crean que no me había dado cuenta, pero, gracias por recordármelo y traer a mi memoria aquel adolescente que escuchaba Discomanía en la radio y perseguía los primeros programas musicales en la primera televisión española, para ponerle cara y ojos a lo que había escuchado y ya me gustaban.
Y mi tío Quico me regaló unas navidades mi primera guitarra y sus primeras notas me sugerían melodías que no estaban escritas en ningún lugar, en cualquier caso, torpes melodías, que trataban de imitar algo que había escuchado previamente.
Y seguí escribiendo porque al tiempo que aprendía, sentía que cada canción era un paso adelante con respecto a la anterior hasta encontrarme un día con la primera canción escrita por mi, que me gustaba: “El cobarde”: estoy asomándome a 1967. Aquella canción desatascó todo y me enseñó un camino.

Tres años habían pasado desde que había recalado en Madrid para estudiar piano y canto, aparte de actuar en cuantos programas de radio me hacían sitio y debutar como telonero, no existía esa palabra entonces, en el viejo Circo Price para celebrar las cien representaciones del espectáculo que ofrecían Marifé de Triana y Antonio Molina.
Padecía entonces, creo que no se me ha quitado, melancolía asturiana. Una sensación de estar de paso en la gran ciudad y el deseo poderoso de triscar por valles y montañas y volver a jugar al balón en un prado. Esa melancolía, sin pretenderlo, se transformó en música y como de un cesto lleno de cerezas del que pretendes sacar una y enganchadas van saliendo todas las demás aparecieron “La romería” “El tren de madera” ”El mendigo” “El abuelo Vitor” “Paxarinos” “El portalín de piedra” “Planta 14”…De aquel primer trabajo aún siguen en mi repertorio las
mas significativas.


Víctor Manuel

Víctor Manuel San José Sánchez (Mieres del Camino; 7 de julio de 1947), más conocido simplemente como Víctor Manuel, es un cantautor y productor musical y cinematográfico español, considerado junto a su esposa, la actriz y cantante Ana Belén, como uno de los artistas más representativos de la Transición Española.

Sus canciones, que pretenden ser poemas musicalizados, hablan comúnmente de la vida rural, la libertad, el amor y la justicia, adentrándose de este modo en el género de la canción protesta o la trova surgidas en los años 60-70.

Hijo de Jesús, ferroviario, y Felicita, comerciante. Sus dos abuelos Víctor y Ángel influyeron en él (el segundo de ellos fue fusilado en Oviedo, España en 1941 tras la Guerra Civil). Su temprana vocación musical le llevó a imitar a Joselito y a aprender a tocar la armónica a los diez años. Precisamente interpretando el tema La campanera de Joselito ofrece su primera actuación escolar. Tiempo después recibe como regalo de Reyes una guitarra y a los doce años escribe su primera canción, Tendré tu amor. Durante estos años de infancia y juventud se presenta a diversos concursos locales de canción ligera.

En 1963 se presentó al Primer Concurso de yo me llamo, celebrado en el Teatro Capitol de Mieres, como cantante e instrumentista, con su armónica. Lo hizo con el nombre artístico de San José y en el primer apartado consiguió llegar a la final, pero no pudo presentarse debido a un resfriado. Después de abandonar los estudios, pasó a ser el cantante de la orquesta Bossa Nova, trabajo por el que cobraba 175 pesetas al día. Al mismo tiempo fue seleccionado para jugar en el equipo juvenil de fútbol del Caudal Deportivo, pero se decantó por la música, aunque siempre ha sido un aficionado del fútbol.

En 1964 se trasladó a Madrid, donde estudió solfeo y piano con el maestro Nicolás y canto con Abanades. Participó en varios concursos y actuó en el Circo de los hermanos gascar en un homenaje a Antonio Molina y Paquera de Jerez. Participó en el programa de televisión Salto a la fama y, durante año y medio, cantó cada domingo en el programa concurso La nueva ola musical, presentado por el locutor Bobby Deglané.

En 1965 consiguió grabar sus primeros sencillos, que saldrían a la venta un año después. Lo hizo amadrinado por la poetisa Fina Calderón, quien escribió gran parte de esas canciones. Víctor escribiría alguna canción como Ninnete o Un gran hombre,1​ dedicada al dictador Francisco Franco, aunque posteriormente tanto la temática de sus canciones como su ideología y su opinión sobre el dictador darían un vuelco radical.2​

En 1966 concursa con dos canciones de otros autores en el Festival vallenato, sin ningún éxito

Iconica fest sevilla 2023
Sala_long_rock
publi masajes carlos
Antiqvarium_concierto

Conciertos destacados

Ver todos los conciertos destacados